Historia de la corriente galvánica

Seguro que has oído hablar de la corriente galvánica, pero no te acaba de convencer este sistema o no entiendes en qué consiste o no acabas de sacarle todo el partido en tu cabina. Pues comienza a quitarle el polvo a tus equipos, porque hoy vamos a hablar de corriente galvánica. Hola, mi nombre es Federico  y te voy ayudar a entender cómo funcionan las herramientas electro estéticas. Sabemos lo importante que han sido los avances en nuestra sociedad y también en la estética.

Por eso hoy quiero hablarte de uno de los avances que han marcado la historia de nuestra profesión. Quiero hablarte de la corriente galvánica. Para mí, la corriente por excelencia. A ella se lo debemos todo y quiero que hoy descubras quién y por qué la corriente galvánica es tan importante en nuestras vidas. Y decía que se lo debemos todo a la corriente galvánica y sobre todo a Luigi Galvani. Y si queremos entender este tipo de corriente, tenemos que entender primero cómo se ha construido.

Porque si no lo hacemos así, puede volverse complejo el intentar entender esta corriente. ¿Y por qué digo esto? Porque estamos hablando de que cuando aplicamos la corriente, el cliente no tiene ninguna sensación. Entonces uno puede empezar a pensar Jolín, esto no funciona, esto no sirve para nada. Y con este pensamiento comienzan las inseguridades y dejamos de utilizarla. Y esto sí que puede ser un gran error. Así que vamos a hacer un rápido recorrido por la historia.

Vamos a tratar de que sea muy ameno y como esteticistas vamos a reencontrarnos de nuevo con nuestro pasado y nuestros orígenes. Así que lee atenta al padre de todo lo que hemos logrado a día de hoy. Si nos referimos a electro estética, es Luigi Galvani. Este italiano en su época fue un visionario. Él era un profesor de anatomía que diseccionaba cadáveres, tratando de entender cuáles eran los misterios del cuerpo en el ser humano y también en los animales. Entonces él empieza a relacionar de alguna forma a la electricidad con la vida.

Tenemos que pensar que estamos hablando de hace casi tres siglos. O sea que en aquella época se sabía muy poco de la creación del hombre, más bien nada. Así que él comienza a investigar y si buscamos incluso en Internet, podemos ver imágenes a día de hoy en las que se puede observar a Galvani en la azotea de su vivienda, donde tenía un pararrayos y allí había un cable donde tenía colgadas ranas diseccionadas. Lo que quería era ver qué sucedía si a estos animales se les sometía a una descarga eléctrica.

Los experimentos de Galvani

Galvani todos los experimentos que hacía los hacía con ranas, principalmente por dos motivos uno, porque vivía en una ciudad muy húmeda y este animal era fácil de conseguir, y otro porque las ranas son muy sensibles a la electricidad. Ahora sabemos que a mayor hidratación en la piel, mayor paso de la corriente. No es lo mismo meter los dedos en el enchufe cuando tenemos las manos secas que hacerlo con las manos mojadas. En aquella época no se sabía mucho de electricidad o se sabía más bien poco, pero sí que había ya anotaciones en los libros que se conservaban de los griegos, donde otro gran descubridor, que era Tales de Mileto, descubre que frotando un ámbar, éste adquiría una capacidad de atraer cuerpos ligeros, como puede ser el pelo.

De hecho, la palabra electrón en griego significa ámbar, y muchas veces nosotros podemos ver como esa electricidad estática que de repente se nos ponen los pelos como de punta, o sea que a nuestro alrededor hay cierta energía. Y esto fue lo que a Galvani le hizo empezar a dar vueltas y empezar a pensar que había energía o bien electricidad dentro de los cuerpos humanos o dentro de los cuerpos de los animales. En la época de Galvani también hubo otro personaje que pasó a la historia.

Este era Benjamin Franklin, un hombre que descubrió que había una energía positiva y una energía negativa. Hoy en día sabemos que la electricidad no es un fluido, no es un líquido. Esto era algo que si se pensaba en aquella época. En este momento sabemos que la electricidad es un movimiento de electrones que se desplazan de una zona donde hay más electrones a una zona donde hay menos electrones. Pero sigamos con Galvani. Él sigue con sus ranas allí colgadas en la azotea y un buen día de tormenta observa como la caída de un rayo provoca que la rana se contraiga y se mueva.

Así que él sigue diseccionando estos animales en su laboratorio y buscando la manera de hacer que ese movimiento vuelva a producirse. Pasa el tiempo y un día, por casualidad, descubre que tocando una de las ranas diseccionadas con un palito de cobre, las patas del animal se contraen sin necesidad de corriente. Él habla de su descubrimiento y en esta época hay otros dos investigadores. Uno de ellos es Volta, que descubre que dos conductores distintos, es decir, que dos metales pueden generar energía eléctrica.

Volta fue el inventor de la pila y si ahora hacemos un resumen de estos descubrimientos, sabemos que hay un tipo de metal que es capaz de provocar reacciones en el cuerpo. Sabemos que nuestras células están formadas por átomos y que tienen una carga positiva y una carga negativa. Y sabemos que los polos opuestos se atraen y los polos iguales se repelen. Todos estos descubrimientos nos ayudan a entender que una corriente es capaz de penetrar en el organismo, porque Galvani nos lo demostró y también es capaz de movilizar y provocar reacciones en el cuerpo.

Si yo aplico un producto de carga positiva en la piel y utilizo una corriente galvánica positiva, al repeler estos productos, la corriente va a empujar esos iones que contiene el producto hacia el interior de las células. Y a esto es a lo que llamamos iontosis, es decir, que nos permite penetrar productos hacia el interior de las células, porque nuestras células son las que están formadas por átomos de polaridad positiva y polaridad negativa. Otra característica de la corriente galvánica es que tiene doble polaridad.

Tiene por un lado la polaridad positiva y por otro lado la polaridad negativa. Si trabajamos con el polo positivo, el objetivo es retirar impurezas, toxinas y penetrar sustancias de tipo ácido, es decir, para pieles grasas, y se utiliza también en procesos de inflamación de la piel. Y si utilizamos el polo negativo, en este caso se aplica para mejorar la desincrustación, penetrar productos de tipo alcalino, es decir, para pieles secas y deshidratadas. Y también podemos penetrar mezclas que sean solubles en agua, como por ejemplo el aceite de caléndula para remover impurezas y limpiar los poros.

Hay otras sustancias que podemos aplicar también para purificar la piel. Tip importantísimo cuando utilizamos la corriente galvánica, si un producto es inevitable por el polo positivo, nunca aplicar primero el polo negativo, porque lo que hacemos es estropear el producto. Si que es cierto que podemos alternar la polaridad, es decir, una vez que ya ha penetrado ese producto, una vez que ya he trabajado con la polaridad que me corresponde, yo lo que puedo hacer es cambiar de polaridad positiva o negativa para poder provocar ese movimiento de iones dentro de la piel y esto nos va a generar una serie de beneficios.

Resumiendo, la corriente galvánica es una corriente continua. Por eso no hay sensación que pueda notar el cliente, así que puede notar un cierto gusto en la boca, sabor metálico o un leve hormigueo en la piel, pero nada más. Nos ayuda a penetrar producto a de incrustar la piel haciendo que sea más fácil la extracción. Potencia el efecto de los tratamientos, descongestión de la piel y activa la microcirculación y sobre todo, nos permite penetrar los activos a mayor profundidad.

¿Qué particularidades tienen que tener estos activos?

Pues deben de ser solubles en agua y tienen que tener una consistencia acuosa. Así que quítale todo ese polvo a los equipos de galvánica que tengas en tu salón, porque por muchos avances y novedades que haya hoy en día, la corriente galvánica sigue siendo un tratamiento para la piel.

Espero que este breve resumen te haya dejado un granito de arena para que hoy podamos tener en nuestros salones sistemas que nos ayudan a conseguir mejores resultados.

Espero que haya sido revelador para ti y te haga tener una mayor seguridad a la hora de aplicarlos en cabina. Me encantará que comentes si te ha resultado interesante. Quizás yo no sea un gran escritor de historias, pero me ha parecido imprescindible hablar sobre ello por todas aquellas personas que me preguntan cómo funciona la corriente galvánica.

Así que hoy quería compartirlo contigo. No te olvides de compartir en tus redes sociales, porque hablaremos mucho más de electro estética las próximas semanas.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad